imagen Tag

Desde luego si de repercusión se trataba, la campaña de la Lotería de Navidad de este año ha sido un rotundo éxito. La cantidad de versiones profanas sobre el spot sólo es comparable al que provocó la famosa relaxing cup of café con leche....

No es la panacea, pero en estos tiempos en que la confianza que logremos transmitir al exterior es vital para salir del atolladero en que andamos metidos, la marca España se presenta como herramienta imprescindible. El sello que logremos imprimir a nuestra imagen de país va a impregnar a todo lo que queramos vender fuera de nuestras fronteras, y aunque ya hemos defendido la importancia de la autoestima entre los ciudadanos como paso imprescindible para generar confianza, tenemos que celebrar al menos dos buenas noticias sobre nuestra imagen en el exterior.

El Reputational Institute se encarga de medir la reputación de los países. En la clasificación de este año nuestro país aparece en el puesto 16. Exactamente el mismo que el año pasado.

No piensen que es un insulto. La frase es una versión libre de la de James Carville, el asesor de Bill Clinton, con la que le mostró el camino a seguir para ganar las elecciones frente al discurso de héroe de guerra de su oponente George Bush: -¡Es la economía, estúpido! Una frase célebre que tiene tantas versiones como insultos: estúpido, idiota, imbécil... pero que no genera duda en su primera parte: Es la economía. Permítannos discrepar a la vista de lo que está ocurriendo en España en estos tiempos de incertidumbre.

El propio gobierno se ha dado cuenta de que algo falla cuando se pregunta por qué no logramos confianza pese a cumplir con el catón de la economía para estos casos.

El propio gobierno se ha dado cuenta de que algo falla cuando se pregunta por qué no logramos confianza pese a cumplir con el catón de la economía para estos casos. Durísimos recortes, aumento de impuestos, reforma financiera...medidas de choque que parecen estrellarse con un muro de desconfianza al que apenas hacen mella. Pero fue una frase del propio ministro la que alertó nuestro sentido arácnido de consultores: "La realidad es mejor que la percepción de la realidad..." Bingo. [caption id="" align="aligncenter" width="470"] ¿Una ex república soviética? ¿Los Power rangers? No, la misma España[/caption]
-¿Digaméeee? -Buenas tardes. ¿Es la Clínica dental Bullabesa? -Mmmsé... ¿Diiga? -Llamaba para saber cuándo podría ir a buscar unas pruebas de radiología. -Momen...ttó (Dos docenas de tonos después, se repite la llamada) -Siiiii? -Hola. Acabo de llamar para preguntar por unas pruebas de radiología que q........ -Le paasso -No espere...¡Clic! [caption id="" align="aligncenter" width="284" caption="-Le paasooo..."][/caption]
Recién llegados de las Jornadas "Comunicación desde la ciudad" en Bilbao  organizadas por ACOP, queremos volver a recalcar la importancia de las aplicaciones del placebranding en la planificación estratégica de las ciudades. Una herramienta, que va más allá de los clásicos planes urbanos y  de los diseños de logos, en la que se soporta la construcción de una marca ciudad.  Una forma de reinventar las ciudades y de posicionarlas en el exterior pero sobre todo entre sus propios ciudadanos.  Algunos atisbos de esta forma de posicionamiento hemos visto en los últimos años aunque centradas básicamente en el turismo, para crear una imagen externa atractiva. Pero ¿por qué no ir más allá?

Pareciera que aceptamos con resignación que nuestra principal debilidad frente a otros destinos competidores es el patrimonio y nos olvidamos del indudable atractivo que pueden llegar a tener nuestras ciudades

 
Acabamos de leer un informe que puede ser una excelente fuente de datos para los gestores municipales de casi toda España. Se trata del dossier de Merco Ciudad (Monitor Empresarial de Reputación Corporativa que llevan a cabo la universidad Complutense, Vocento y la consultora Villafañe y Asociados), que analiza el grado de satisfacción de los ciudadanos con su urbe en los 81 municipios más grandes de España. Y va aún mucho más allá porque recogiendo las valoraciones de distintos stakeholders permite llevar a cabo una clasificación de las ciudades desde distintos puntos de vista. Forma de esta manera un ranking con las mejores ciudades para vivir, estudiar, trabajar, hacer negocios...

Las posiciones más bajas de la tabla las ocupan Santa Cruz de Tenerife y Telde, mientras que en la mitad se sitúan Las Palmas de Gran Canaria, que pierde once puestos, y una ascendente La Laguna, que sube cuatro.

Dijo Thomas Mann que todo es política, pero queremos alejarnos de cualquier valoración de este tipo y plantear estos datos como una herramienta, una especie de brújula que pueda guiar a quien corresponda el camino a seguir por su municipio.  No se trata por tanto de calificar si los datos son buenos o malos, sino de estudiarlos con perspectiva para ver nuestra situación en el mapa mental de los ciudadanos.
Sin llegar al acontecimiento planetario que se auguró en aquel  exceso de entusiasmo tan mentado, lo cierto es que a día de hoy encontramos ciertos paralelismos en la estrategia política que han elegido Barack Obama y José Luis Rodríguez Zapatero para hacer frente a un fenómeno al que todos los líderes políticos se tienen que enfrentar tarde o temprano: el desgaste. ¿Cómo definirlo?  Para hacerlo normalmente acudimos a la falta de credibilidad, o a la pérdida de “gancho” electoral, pero nos ha parecido muy acertada la teoría de la “señora exhausta” que han acuñado en Estados Unidos para explicar la difícil situación a la que se enfrenta el presidente norteamericano ante las elecciones legislativas. La “señora exhausta” es una mujer negra, madre de familia y votante demócrata que le espetó públicamente a Obama que estaba agotada de defenderle a él, a su Gobierno y al cambio por el que votó.

Creemos que desde el punto de vista de la comunicación estratégica, tanto Obama como Zapatero presentan un nivel de desgaste similar.

Así pues, el desgaste para nosotros es la incapacidad para movilizar al electorado, de generar ilusión entre los votantes. Creemos que desde el punto de vista de la comunicación estratégica, tanto Obama como Zapatero presentan ese nivel de desgaste. Ahora, claro está, llegan los matices.
Pocas cosas pueden decirnos tanto de una cultura o de una sociedad  como sus mercados. Somos muchos los viajeros que reservamos al menos un día para acercarnos al mercado de la ciudad que visitemos. Es una manera rápida de contemplar un modo de vida  a través de los alimentos y de las gentes que se citan en torno a ellos. Mercados, mercadillos, recovas, lonjas, cofradías, subastas, ferias..., no importa el nombre. El hombre y su entorno se muestran auténticos en sus relaciones y costumbres frente a expositores repletos de fruta  y de verdura, de carnes y pescados... El latido de la ciudad se puede sentir en estos lugares.

En una constante competencia con los súper, híper y grandes superficies, los mercados tradicionales tienen que identificar sus armas principales y emplearlas eficazmente.

Hace unos días han estado en Canarias, concretamente en Tenerife,  los representantes del Mercado de la Boquería de Barcelona, uno de los más conocidos en todo el mundo. Visitaron los mercados de Nuestra Señora de África y el Municipal de La Laguna, mientras se desarrollaba en el Recinto Ferial el "I Encuentro Regional de Mercados Locales de Abastos",  en el marco de la Feria de Alimentación de Canarias. Una iniciativa que debería servir para que un establecimiento que es una referencia dentro y fuera de España, como el Mercado de la Boquería, pueda asesorar a los mercados canarios en algunos aspectos que van más allá de la calidad de su productos, y que permitan mejorar su rentabilidad y competitividad.  En una constante competencia con los súper, híper y grandes superficies, los mercados tradicionales tienen que identificar sus armas principales y emplearlas eficazmente para diferenciarse y dotarse de valor. [caption id="attachment_1927" align="aligncenter" width="440" caption="Mercado de la Boquería: expertos en comunicar lo que hacen."][/caption]
Sería mucho decir que hay acontecimientos o infraestructuras que sirvieron para cambiar y potenciar una ciudad, pero es fácil ligar algunos a la transformación de ciudades que se convirtieron en referentes dentro y fuera de nuestro país. Los ejemplos más recurrentes en España son Barcelona, con sus Olimpiadas y Sevilla, con la Expo Universal, pero ahí están también Bilbao, con el Museo Guggenheim o Valencia con la Ciudad de las Artes. Aunque basta profundizar un poco en el análisis del proceso para ver que reinventar la imagen de una ciudad es algo mucho más complicado que un edificio o un acontecimiento pasajero.

La respuesta profesional para lograr el cambio de identidad se llama City Marketing, una integración de distintas disciplinas para trabajar en lo que algunos preferimos llamar Branding Ciudad, City Branding.

Los  responsables municipales buscan marcas poderosas que refuercen la identidad de su ciudad, imágenes de referencia que permitan abrirse a nuevos mercados y promocionarse en cualquier ámbito que posibilite mayor prosperidad: el turismo, el comercio, la industria... La respuesta profesional para lograr el cambio de identidad se llama City Marketing, una integración de distintas disciplinas para trabajar en lo que algunos preferimos llamar Branding Ciudad, City Branding o también placebranding como concepto más genérico.
Comienza la campaña para las elecciones en el Reino Unido. Al menos la campaña oficial, porque ya se sabe que desde el punto de vista electoral las campañas empiezan bastante antes de que el Gobierno de turno confirme la fecha de los comicios, que en el caso británico seá el próximo 6 de mayo. Ya se pueden imaginar que en Woll estamos expectantes ante el espectáculo comunicativo que nos espera en el próximo mes: la confrontación de estrategias de laboristas y conservadores que llegan muy igualados en las encuestas; los tres debates televisados programados; las tácticas a través de la red; la guerra de carteles... Un auténtico cursillo en comunicación política del que se sacarán muchas conclusiones para las elecciones generales en nuestro país, supuestamente en 2012, y, por qué no, para las autonómicas del año que viene. [caption id="" align="aligncenter" width="391" caption="Brown y Cameron: como agua y aceite"]Brown y Gordon: Como agua y aceite[/caption]

Por lo pronto la campaña ha comenzado con un patinazo de los laboristas. No recordamos que un cartel contra la competencia fuese tan nefasto para sus propios  intereses.

Send this to a friend