Branding Tag

No podemos negar nuestra satisfacción al ver el desarrollo de la marca FIT Canarias y el concepto que representa plasmado en la estrategia que hemos planteado desde que optamos a llevar adelante este proyecto.  Siempre decimos que una marca es más que un logo, incluso...

Se puede amar una marca? Kevin Roberts aseguró hace casi una década que si, y de eso sigue viviendo (y muy bien). Vió que existen razones mas allá de la razón o las ofertas comerciales que nos pueden hacer sentir un vinculo emocional, y obviamente...

Fue tras un viaje a Japón de uno de nosotros, cuando comentamos uno de los fenómenos de aquel país más curiosos a los ojos de un occidental. En los famoso "pachinkos" millones de japoneses se gastan sus yenes (y sus horas) en ver caer bolitas de acero por una máquina que combina una especie de pinball con animaciones de video. Ni idea de cómo se juega pero al parecer crea una enorme adicción,  y eso que el ganador se lleva sólo bolitas de acero, lo que se dice un premio en metálico literalmente, pero sin un yen que llevarse al bolsillo, y perdón por el juego de palabras.

Gamificación: Motivar a través del juego. Ni más ni menos. Muchos han visto la panacea para mejorar la producción de las empresas en cuestiones que no tiene que ver con la mejora de las curvas de ventas

Nos gusta jugar, y en eso no somos tan distintos a los japoneses. hace mucho tiempo que sabemos eso pero no hace tanto que algunos visionarios vieron en el juego la forma definitiva para crear una motivación en el trabajo. Lo siguiente fue darle un nombre técnico y por supuesto anglosajón, y con perdón para los puristas del idioma, crearon el concepto de gamification. Al castellanizarlo le llamamos gamificación. Otro palabro.
Hasta los cerrajeros se plantean declararse insumisos para no tener que acatar la orden judicial de forzar las puertas de las viviendas desahuciadas. Al mismo tiempo vemos anuncios de entidades bancarias que piden nuestra confianza o que hablan de nuevos principios.  Da la sensación de que los únicos que no han sido capaces de entender el alcance de esta crisis son los primeros que la sintieron: los bancos.

Es posible que la reputación de los bancos no haya estado nunca tan dañada. Con una imagen pública destrozada por la crisis, los desahucios y las preferentes, las entidades bancarias no cuentan con la confianza de los ciudadanos. Todo lo contrario.

Es posible que la reputación de los bancos no haya estado nunca tan dañada. Con una imagen pública destrozada por la crisis, los desahucios y las preferentes, las entidades bancarias no cuentan con la confianza de los ciudadanos. Todo lo contrario.  Así que tienen que soportar otra crisis más: una crisis de reputación. . ¿Lo saben? Por supuesto, pero existen a nuestro juicio varias razones que han evitado que los bancos reaccionen antes ante este deterioro de su prestigio.
No es la panacea, pero en estos tiempos en que la confianza que logremos transmitir al exterior es vital para salir del atolladero en que andamos metidos, la marca España se presenta como herramienta imprescindible. El sello que logremos imprimir a nuestra imagen de país va a impregnar a todo lo que queramos vender fuera de nuestras fronteras, y aunque ya hemos defendido la importancia de la autoestima entre los ciudadanos como paso imprescindible para generar confianza, tenemos que celebrar al menos dos buenas noticias sobre nuestra imagen en el exterior.

El Reputational Institute se encarga de medir la reputación de los países. En la clasificación de este año nuestro país aparece en el puesto 16. Exactamente el mismo que el año pasado.

Tenemos varios lemas enmarcados en nuestra oficina. Componen un leit motiv que resumen, en buena medida, nuestra declaración de intenciones. A quienes nos visitan suele gustarles comentar alguna de ellas y muchas veces dan pie a interesantes disertaciones sobre comunicación. Una de las más comentadas es la que reza: "Puede que tengas un logo pero ¿Tienes una marca?" Se la atribuimos a otra empresa de comunicación,  y nos parece muy apropiada en casos en los que observamos que la empresa busca tan solo, digámoslo así, un dibujo bonito.

No se puede hablar de "marca" si está separada de una estrategia empresarial y de unos valores proyectados dentro y fuera de la misma. La marca tiene un porqué, y exige un compromiso que va más allá de la venta de un producto o servicio...

"It´s only rock´n roll..." o reinterpretando el tema de los Rolling: Es solo fútbol, pero nos gusta. Pero no es verdad: No es solo fútbol. Estos días todo un país se ha olvidado de primas de riesgo y bonos a 10 años, de crisis y rescates. Los informativos han dejado el paro y la crisis para otro día. Toca pensar en triunfos y en victorias épicas, en la inspiración para salvar los obstáculos y las dificultades; en que somos fuertes...Alegría. Lo dicho, mucho más que fútbol.

La selección es una marca de éxito, la más notoria en estos días, y aglutina valores que sobrepasan lo deportivo: esfuerzo, humildad, compañerismo, excelencia...

La selección es una marca de éxito, la más notoria en estos días, y aglutina valores que sobrepasan lo deportivo: esfuerzo, humildad, compañerismo, excelencia...y hoy parece impensable que nadie pueda reprocharle nada. Pero como ocurre con toda marca de éxito la sobreexposición aumenta los riesgos para su reputación. Es la paradoja de las grandes marcas, tienen un enorme reconocimiento social, pero su  intensidad las hace brillar también cuando se convierten en objetivo. ¿Por qué si no todas las campañas para comer mejor eligen a MacDonalds como chivo expiatorio? Desde luego no porque sea la única empresa de comida rápida, sino porque es la más notoria. [caption id="" align="aligncenter" width="406" caption="España, una marca a proteger."]deportada.es[/caption]
No piensen que es un insulto. La frase es una versión libre de la de James Carville, el asesor de Bill Clinton, con la que le mostró el camino a seguir para ganar las elecciones frente al discurso de héroe de guerra de su oponente George Bush: -¡Es la economía, estúpido! Una frase célebre que tiene tantas versiones como insultos: estúpido, idiota, imbécil... pero que no genera duda en su primera parte: Es la economía. Permítannos discrepar a la vista de lo que está ocurriendo en España en estos tiempos de incertidumbre.

El propio gobierno se ha dado cuenta de que algo falla cuando se pregunta por qué no logramos confianza pese a cumplir con el catón de la economía para estos casos.

El propio gobierno se ha dado cuenta de que algo falla cuando se pregunta por qué no logramos confianza pese a cumplir con el catón de la economía para estos casos. Durísimos recortes, aumento de impuestos, reforma financiera...medidas de choque que parecen estrellarse con un muro de desconfianza al que apenas hacen mella. Pero fue una frase del propio ministro la que alertó nuestro sentido arácnido de consultores: "La realidad es mejor que la percepción de la realidad..." Bingo. [caption id="" align="aligncenter" width="470"] ¿Una ex república soviética? ¿Los Power rangers? No, la misma España[/caption]

Send this to a friend