La comunicación coherente

La comunicación coherente

En esta sección  encontrará referencias a algo tan cambiante y ambiguo como es la tendencia. Una concepto que define aquel patrón que se detecta en el presente, pero que apunta al futuro. Una línea o dirección que se consolida, creando algo permanente, o que desaparece porque ha sido una moda pasajera, quedando desfasada por la tendencia siguiente. Bienvenidos.

Y empezamos con las nuevas tendencias en comunicación, que insisten cada vez más en la relación con la marca. Ambas (comunicación y marca) tienen que tener un diálogo basado en la coherencia. La promesa que siempre lleva implícita la exposición de la marca, debe ser coherente con la comunicación de la misma. En otras palabras, no debe prometer una cosa que luego la realidad de su marca no satisface y, si lo hace, espera cualquier reacción no deseada en su comunicación.

En un mundo que ya es 2.0 y que está en las puertas de la siguiente evolución, los consumidores, lectores, clientes, votantes, fans, etcétera han adquirido un nuevo poder inusitado, que en resumidas cuentas es la capacidad de responder a los mensajes. Ya no nos basta con que nos digan las bondades de un producto o un candidato, ahora podemos opinar, y hacer que nuestra opinión llegue a los oídos de la propia marca, pero a su vez a otros consumidores, lectores, clientes, votantes, fans, etcétera. Sabemos que en muchos casos solo opinan o expresan críticas aquellos que se han sentido engañados o están descontentos con la marca, ya sea de forma honesta o interesada. La buena opinión, por causas poco estudiadas, es más difícil de encontrar o a la gente le cuesta más expresarla.

Por otro lado, los mensajes de las empresas o las instituciones son escrutados de una forma más exhaustiva, buscando las disonancias entre mensaje emitido y realidad. Como ejemplo, queremos hacernos eco de los premios Sombra, que en paralelo a los Soles de la publicidad de San Sebastián, la ONG Ecologistas en Acción hace públicos cada año y que se conceden a los anuncios publicitarios más engañosos. Este año el plantel se ceba en algunas de las más importantes empresas españolas, por hacer bandera de la ecología o la salud, cuando según el jurado, en su realidad hacen lo contrario. Moraleja: el público está ahí, y también piensa. Los mensajes generan pensamiento y reacción, si el receptor detecta disonancia de la marca con su discurso, está perdida y esa comunicación se vuelve en su contra.

 



Send this to a friend