De codillos y TDT

De codillos y TDT

¿Qué pasará tras la primera fase del apagón analógico?

No me atrevo a responder a esa pregunta porque no soy adivino, pero sí a razonar la respuesta analizando situaciones similares anteriores. ¿Se acuerdan del tan temido Efecto 2000?. Yo sí. Mi empresa de entonces, me obligó a quedarme de guardia en Madrid y ese fue el primer y único año que disfruté de las uvas en plena Puerta de Sol. Es una experiencia recomendable hacerlo, al menos, una vez en la vida.

En Canarias el “Apagón” está a la vuelta de la esquina. El 30 de junio se llevará a cabo en Lanzarote.

Estoy convencido que la mayoría de ustedes dirá que en aquella ocasión no pasó absolutamente nada… pero no es cierto. El 1 de enero de 2000 fui con unos familiares a comer a un conocido restaurante de Madrid. Por culpa del Efecto 2000 no les funcionó el software de facturación (TPV) y ya se pueden imaginar el lío que supuso escribir la notas a mano, hacer las facturas con su número correlativo y volver a hacer las sumas con calculadora. Una enorme pérdida de tiempo que hizo perder dinero al restaurante porque muchos clientes no quisieron esperar y en el resto quedó una imagen nefasta, aunque la verdad es que siguieron haciendo un codillo, como siempre, buenísimo… Quizá alguien estuvo allí ese día, es el restaurante Edelweiss.

¿Qué tendrá que ver un codillo con la TDT?

¿Qué tendrá que ver un codillo con la TDT?

 

 

Entre el Efecto 2000 y el Apagón analógico hay muchas similitudes, pero también una gran diferencia. La responsabilidad del Efecto 2000 recaía exclusivamente en las empresas que usaban el software para hacer un producto o servicios. En ningún momento se me pedía, como consumidor, nada distinto a devorar codillos.  Sin embargo, para evitar los nocivos efectos del Apagón analógico tanto las televisiones, como los operadores (carries) y los propios telespectadores deben hacer algo. Si alguno de los 3 actores  (televisiones, carries y telespectadores) no  hace sus deberes puede que algunos de ustedes se queden sin televisión en un mes.  

En definitiva, todos, incluso los consumidores de televisión,  tenemos algo que hacer ante el Apagón analógico. Condiciones que denominamos  “y” ,esto es, que requiere que todos los integrantes de la cadena de consumo televisivo (TV, carries y telespectadores) hagamos bien nuestros  deberes.  Basta que uno no cumpla con su trabajo para que dejemos de ver la TV en algunas zonas de España.

En Canarias el “Apagón” está a la vuelta de la esquina. El 30 de junio se llevará a cabo en Lanzarote.  

¿Y qué me dicen del factor tiempo?. Puede haber un plan de contingencias si falla el Apagón analógico. Simplemente se vuelve a encender y aquí no ha pasado nada, pero ese efecto no existía en el año 2000.  Este será el motivo de la próxima entrega.   

 

 



Send this to a friend