Propaganda Tag

Es un tipo de crisis de comunicación tan frecuente que muchas empresas tienen protocolos adaptados a contrarrestar exclusivamente sus efectos. Los informes científicos o artículos de investigación provocan cada cierto tiempo un revuelo mediático desde las revistas especializadas en las que se publican....

La palabra en si misma ya provoca rechazo: Buzoneo. Y no es una reacción aislada, da igual si se trata de un asalto publicitario al buzón de nuestra comunidad, al parabrisas del coche o spam enviado a nuestro otro buzón, el electrónico. Si llegamos a...

En las charlas de sobremesa de este fin de semana más de uno ya conocía la historia del pobre adolescente chino que vendió un riñón a cambio de...

Llegó el lunes post electoral y como ya debe haber una legión de analistas  haciendo cábalas sobre mayorías, pactos y efectos de las elecciones en Cataluña nosotros vamos a situarnos 48 horas antes, justo en la jornada de reflexión para hacer lo propio acerca de...

La imagen recorrió todas las redacciones: Zapatero y Cameron, España y Reino Unido, corriendo juntos en un parque coreano. La foto dio que hablar; hoy lo sigue haciendo, ya ven ustedes, y se plantearon debates estéticos sobre si la imagen alejada del atleta elegante beneficiaba...

La frase del título no es nuestra,¡ya nos gustaría! Hay que apuntársela a Christian Salmon un escritor en particular cruzada contra una de las herramientas de comunicación política más exitosas de los últimos 20 años: el storytelling. Contar historias para persuadir a los electores. Pura propaganda...

33 personas atrapadas a más de 600 metros de profundidad pueden necesitar muchísimas cosas del exterior. No sólo bebida y alimentos o medicinas, sino también algo que leer, algunos juegos, pequeñas videocámaras y otras cosas que se van volviendo imprescindibles a medida que se acerca el...

Leemos una noticia sobre un candidato brasileño que está haciendo campaña para las próximas legislativas a través de unos videos eróticos colgados en la red. Según Jefferson Camilo, que así se llama el candidato, la campaña trata de dar un toque de humor al proceso electoral.

Recurrir a los instintos puede ser una táctica rentable a corto plazo en la comunicación política pero el coste suele ser muy elevado.

Pero ustedes, queridos lectores, estarán de acuerdo en que no busca sonrisas tanto como hacerse notar, hasta el punto de que hoy estemos hablando de él donde ni siquiera podemos votarle. Es verdad que recurrir a los instintos puede ser una táctica rentable a corto plazo en la comunicación política, pero el coste suele ser muy elevado. Pensemos en tres argumentos instintivos usados en política con más o menos frecuencia. Proponemos el sexo, el humor y el miedo.
Camino de regreso de Venezuela. En un solo día  paso del mar turquesa del Caribe al océano verde de la selva. Es difícil poner nombre a las cosas que tienen el color de las emociones. Un problema que se resuelve según regresamos a la muy bolivariana Caracas.  Revolución, libertad, patria, poder popular... "Avanzamos hacia el socialismo" dice un cartel junto a un túnel que parece a punto de venirse abajo. "La revolución te guarda bajo techo" se lee en el mural de un bloque de viviendas en construcción. Justo encima se extienden los ranchitos de los olvidados.
Hay cumpleaños... y cumpleaños, y el que se celebra el 1 de septiembre es de los que hubiera sido mejor ni siquiera recordarlo. Ese día, en 1939, Hitler invadía Polonia y así daba comienzo la Segunda Guerra Mundial, casi seis largos años tras los que el mundo dejó se ser como era hasta ese momento.

La segunda gran guerra puso en práctica algo parecido a las actuales comunicación institucional y comunicación política.

Durante  tan trágico periodo muchos de los esfuerzos de los países implicados en la contienda se centraron en la propaganda como manera de minar al contrario pero, sobre todo, como forma de elevar la moral de las tropas y de la ciudadanía que desde sus casas -o lo que quedaba de ellas- contemplaba con miedo cómo un nuevo orden mundial se abría camino a base de sangre. Y el cine no fue ajeno.

Send this to a friend