Persuasión Tag

Pues nos van a perdonar, pero vamos a hablar de la dichosa relaxing cup que no habrá servido para ganar unas Olimpiadas ni para vender más café con leche in Plaza Mayor, pero sí para convertir la famosa frase en uno de los mayores virales...

Fue tras un viaje a Japón de uno de nosotros, cuando comentamos uno de los fenómenos de aquel país más curiosos a los ojos de un occidental. En los famoso "pachinkos" millones de japoneses se gastan sus yenes (y sus horas) en ver caer bolitas de acero por una máquina que combina una especie de pinball con animaciones de video. Ni idea de cómo se juega pero al parecer crea una enorme adicción,  y eso que el ganador se lleva sólo bolitas de acero, lo que se dice un premio en metálico literalmente, pero sin un yen que llevarse al bolsillo, y perdón por el juego de palabras.

Gamificación: Motivar a través del juego. Ni más ni menos. Muchos han visto la panacea para mejorar la producción de las empresas en cuestiones que no tiene que ver con la mejora de las curvas de ventas

Nos gusta jugar, y en eso no somos tan distintos a los japoneses. hace mucho tiempo que sabemos eso pero no hace tanto que algunos visionarios vieron en el juego la forma definitiva para crear una motivación en el trabajo. Lo siguiente fue darle un nombre técnico y por supuesto anglosajón, y con perdón para los puristas del idioma, crearon el concepto de gamification. Al castellanizarlo le llamamos gamificación. Otro palabro.
Aún seguimos a la espera de la foto del político besando a un niño en los brazos de su madre. Normalmente se producía siempre junto a un puesto de mercado pero este año los niños deben estar en la guardería porque las visitas a los mercados no han faltado. No está siendo ésta una campaña innovadora, la verdad. Al margen de las esperanzas puestas en las redes sociales para acercarse a los votantes y el photoshop del que algunos carteles electorales abusan. Da la sensación que algunos candidatos se preocupan más por parecer más jóvenes que creíbles, y se olvidan de que las arrugas bien puestas nos hacen más humanos y, por lo tanto, más cercanos, que es de lo que se trata ¿no?

Confesaremos que esto no es realmente un post. Nos ha salido mucho más largo pero creemos que es el momento idóneo para analizar las habilidades comunicativas de los principales candidatos canarios

Antes de continuar confesaremos que éste no es un post al uso. Nos ha salido mucho más largo pero creemos que es el momento idóneo para enfocar con un poco de detalle,  las habilidades comunicativas de los principales candidatos canarios a la presidencia, que además habrán puesto a prueba anoche en el único debate televisivo de estos comicios.
Ya dijimos en el post anterior que lo primeros espadas eran normalmente los destinatarios del adiestramiento en comunicación y hemos querido ver hasta qué punto han entrenado estas técnicas. Empezaremos con una polémica surgida estos días por el parecido de los vídeos de promoción de Paulino Rivero y José Miguel Pérez con los de otros candidatos de fuste fuera de nuestras fronteras. Los de Coalición Canaria se inspiran en los nacionalistas de CiU y los del PSOE en los socialdemócratas alemanes. No pasa nada salvo que el "homenaje" tratase de pasar desapercibido, algo imposible porque a la curiosidad insaciable de los ciudadanos hay que añadir en estos tiempos las inmensas posibilidades que ofrece la red a quienes desean conocer las tendencias en comunicación. Ahí está por ejemplo la página www.archivoelectoral.org, un referente para los que estudiamos esta disciplina.
La del título es una pregunta que ronda en torno a estos comicios y que no nos resistimos a tratar en esta ocasión, aunque de forma excepcional porque  somos conscientes de que es una cuestión para el análisis electoral o la sociología, más que de la comunicación estratégica. Permíntannos por tanto que apuremos un poco el asunto que tratamos en el anterior post y al menos dejemos planteada la cuestión, aunque ni mucho menos resuelta.   Los manuales de estrategia política suelen decir que en las elecciones locales las siglas de los partidos nacionales tienen menos influencia que el candidato. La cercanía que permite (y obliga) la representación municipal hace que los electores tengan motivaciones distintas a las puramente ideológicas al llegar a la urna. Dicho de otra manera,  el que es de un partido "de toda la vida" puede votar a un candidato de otra marca alectoral porque lo siente más cercano, o porque le inspira más confianza. Se explica de esta forma que haya muncipios con alcaldes que llevan más de 20 años en el cargo. La alternancia en el poder se deja para otras instituciones o para las grandes ciudades.

Entre las herramientas de los estrategas de campaña están los estudios cualitativos que determinan cuáles son las mayores preocupaciones de los vecinos

Ahora bien, entre las herramientas de los estrategas de campaña están los estudios cualitativos que determinan cuáles son las mayores preocupaciones de los vecinos. En función de esas inquietudes el equipo de campaña diseñará un discurso que "conecte" con ellos.  Viendo los mensajes que llegron en esta larga precampaña, esa parece ser la estrategia incial de los candidatos a ayuntamientos y cabildos. Ya vimos algunas vallas prometiendo plazas, aparcamientos, parques o incluso playas. 
Pues resulta que Cervantes defiende la ley Sinde. Sí, sí, el mismísimo Miguel de Cervantes, el del Quijote y Sancho Panza.  Nos lo dijo la ministra que aporta a la polémica ley el apellido materno, en un artículo que publicó el 18 de enero y que mostraba la licencia que se daba a los libros en 1604: "...para que vos, o la persona que vuestro poder hubiere y no otra alguna, podáis imprimir el dicho libro (...) so pena que la persona o personas que sin tener vuestro poder lo imprimiere o vendiere (...) incurra en pena de cincuenta mil maravedís cada vez que lo contrario hiciere..."

Nos contaba el experto en Storytelling, Antonio Núñez, en un seminario que pudimos compartir con él hace unos días, que era la mejor argumentación del Gobierno desde que saltó la polémica por la ley Sinde. Prácticamente, la única. Probablemente la ministra y el sector que defiende estuvieran tan seguros de que la razón les apoya que creían que las explicaciones sobran. ¿Para qué si tenemos la fuerza de los votos ? Salvando las distancias,  lo mismo debieron pensar los controladores aéreos cuando iniciaron el "asalto al puente de Diciembre": ¿Para qué velar por nuestra imagen pública si tenemos la sartén por el mango? Unos y otros, cada uno a su manera, encontraron respuesta a esa pregunta. La fuerza no basta.
Una de las asignaturas pendientes entre las organizaciones empresariales es, a nuestro juicio, lograr una imagen moderna y alejada de los tópicos que acompañan en muchas ocasiones a la definición de la actividad empresarial. El recién elegido presidente de la CEOE en Tenerife José Carlos Francisco parece haberse dado cuenta de la importancia de desterrar esos tópicos que pueden desvirtuar los mensajes lanzados desde el sector empresarial a la opinión pública.

Sería fundamental conocer cuales son los estereotipos que más daño hacen a la imagen de los empresarios; muchos reflejarían una imagen más propia de los tiempos de la Revolución Industrial que de los actuales.

Para ello sería fundamental conocer cuáles son los estereotipos que más daño hacen a la imagen de los empresarios, a modo de estudio de mercado. Probablemente muchos reflejarían una imagen más propia de los tiempos de la Revolución Industrial que de los actuales, y eso impide en muchos casos que las propuestas empresariales calen con más fuerza entre la ciudadanía.
De entre las pocas novedades que han traido las elecciones catalanas para la comunicación estratégica nos quedamos con la puesta en escena del candidato de ERC Joan Puigcercós, que aunque no consiguió precisamente buenos resultados en las urnas, al menos puso una nota de color en una campaña que resultó muy previsible en sus propuestas. Puigcercós lo consiguió simplemente prescindiendo del atril.

El atril protege pero también es una barrera que separa del público, una barricada que impide desarollar el lenguaje gestual.

Es verdad que hay que tener un poco de valentía y mucho de entrenamiento para dejar ese parapeto tras el que se ocultan la mayoría de oradores y comunicar con todo el cuerpo, dominando un espacio nuevo sin la protección del atril. El atril protege pero también es una barrera que separa del público, una barricada que impide desarollar el lenguaje gestual. Prescindir de él provoca un efecto muy beneficioso para el orador que es capaz de ocupar el escenario, porque inmediatamente concita una mayor atención del público y resulta mucho más cercano y definitivamente mucho más creíble.
La frase del título no es nuestra,¡ya nos gustaría! Hay que apuntársela a Christian Salmon un escritor en particular cruzada contra una de las herramientas de comunicación política más exitosas de los últimos 20 años: el storytelling. Contar historias para persuadir a los electores. Pura propaganda para engañar a los ciudadanos dice él. El País le entrevistó hace dos años cuando promocionaba su ensayo con ese mismo título, “Storytelling”, y en una de las respuestas  se cuestionaba si la elección de ministros de Sarkozy respondía a algo más que a su impacto mediático, o a la imagen que se pretendía enviar a la audiencia. Nos viene a la mente la entrevista en estos días en los que acabamos de conocer los nuevos ministros nombrados por Rodríguez Zapatero. Los medios de comunicación piden invariablemente un cambio de gobierno cuando las cosas no pintan bien para el ejecutivo, pero ¿puede una persona sola solucionar el problema de la economía? ¿Gestionar con éxito la Sanidad pública de todo un país? ¿Tener soluciones inmediatas para el dramático problema del paro? No hay varitas mágicas así que tendremos que coincidir con Salmon en que una de las ideas principales es, efectivamente, enviar mensajes. Un mensaje que sea comprendido con facilidad y que resulte coherente con el storytelling de este gobierno.

Salmon alerta de que la política se basa más en la percepción de los hechos que en los hechos en si. Algo que los consultores solemos repetir en nuestras charlas.

Lo dicen los manuales de comunicación no verbal: se puede descubrir a alguien que está mintiendo a través de sus gestos, aunque de entrada no sea tan sencillo darse cuenta. La teoría es que hay gestos inconscientes que contradicen lo que se está expresando en palabras. Un ejemplo que ya hemos comentado anteriormente es el del niño que miente y que al mismo tiempo se  lleva la mano a la nariz o a la boca.  Otro clásico:  si su interlocutor no está de acuerdo con usted probablemente baje los ojos en un momento de la conversación, y si no cree en lo que dice no le mirará  a los ojos cuando habla o los cerrará. Claro que eso también denota inseguridad en uno mismo y no que se esté mintiendo. Todo habrá que situarlo en su contexto.  Hay otras reacciones inconscientes más difíciles de observar a simple vista.  Son microexpresiones gestuales para las que se está elaborando incluso un software que las detecta.

[caption id="" align="aligncenter" width="400" caption="Las microexpresiones gestuales dan información a quien sabe leerlas"][/caption]

Send this to a friend