Internet Tag

Tiempos tasados, temas cerrados de antemano, elección de planos,  y prohibición de que exista público en la sala... Pocas cosas dejan los equipos de campaña a la espontaneidad de un verdadero debate electoral pero deberemos conformarnos con lo que hay un año más y agradecer que al menos se empieza a asumir la idea de que no puede haber elecciones sin debate público y televisado. Al menos uno.

Un debate electoral televisado debe transmitir sensaciones muy parecidas a las del actor que sale a escena, o el boxeador en medio del ring

El 7 de noviembre se ven las caras Rubalcaba y Rajoy y la simple experiencia de este último en los dos debates anteriores debería concederle una mínima ventaja inicial. Por mucho que ambos se hayan prodigado en medios de comunicación en sus años de gobierno y aunque hayan tenido sus combates dialécticos en el Congreso, un debate electoral televisado debe transmitir sensaciones muy parecidas a las del actor que sale a escena, o el boxeador en medio del ring. Presión y ¿por qué no?  Miedo. [caption id="" align="aligncenter" width="430" caption="Y en la otra esquina, con calzón rojo..."][/caption]
Los furanos. No son el nombre de una raza del Señor de los Anillos, ni el título de una serie sobre una saga mafiosa,  sino los causantes de una alerta de comunicación  en una de las mayores compañías de alimentación del mundo. La noticia salió en abril y advertía de las conclusiones de un trabajo de investigación respecto a una sustancia canerígena que se producía durante el tratamiento térmico de algunos preparados alimenticios. Efectivamente, los furanos. Las conclusiones atacaban directamente a una marca de café de gran éxito en los últimos años, puesto que concluían que el café elaborado en cápsulas contenían más furanos que el preparado por otros sitemas.  Una amenaza a la reputación de la marca que, sin embargo, se diluyó con el tiempo, salvo en Internet, donde las crisis permenecen indefinidamente, latentes.

En la Red la información permanece indeleble, moviéndose constantemente mediante enlaces, correos, o plataformas sociales que pueden reactivar la crisis cada cierto tiempo

Podría ser una de las nuevas leyes de la comunicación con el avance de las nuevas tecnologías. Cuidado con el mensaje que envías porque te pueden responder, o a una acción corresponde una reacción. A muchas empresas aún les está costando acostumbrarse a que los ciudadanos estén dejando de ser meros receptores pasivos de información publicitaria. El mensaje de ahora tiene billete de ida y vuelta,  los ciudadanos reciben, valoran y emiten su veredicto con acuse de recibo.

Vemos el efecto boomerang de la última campaña de Bankia. El ciudadano activo responde "no" a la invitación  y  da un golpe considerable a la imagen de la entidad

Se llama Icann, se rige por las leyes de California y es el organismo que decide como se regulan los dominios por Internet. El caso es que bien para buscar mayor pluralidad en la red o bien por mayor afán recaudatorio, que todo puede ser, la Icann ha decidido ampliar el registro de dominios a nombres enteros, es decir a "dominios corporativos". La medida promete revolucionar un mercado en el que ahora se restringían los dominios y en el que imperaban el (.com) el (.org), (.net), (.edu)...o los propios de cada país como el nuestro del (.es) o de otras zonas geográficas.

¿Quién pedirá por ejemplo el ".Gran Canaria" o el ".Tenerife"? Es posible también pedir ".Timanfaya" o ".Garajonay" y así añada usted al puntito de marras el lugar que quiera.

Con las elecciones a la vuelta de la esquina, vamos anotando en nuestro particular cuaderno de campo impresiones y reflexiones en torno a la comunicación de los líderes y partidos políticos en Canarias. El material es abundante así que como en los antiguos folletines vamos a mostrarlo por entregas a través de varios post. Para empezar, un adagio que imponen las nuevas tecnologías: Si escribe en las redes sociales, evite las faltas de ortografía. El apunte no es nuestro, sino del PSOE a sus candidatos a las próximas elecciones, que saben que a partir de ahora escribir “consejal” en lugar de “concejal” puede echar por tierra su imagen y su discurso. No es un consejo baladí por mucho que nos parezca de sentido común, igual que no lo son el resto que incluye el partido en un decálogo semejante al  que estarán repartiendo el resto de partidos entre sus aspirantes.

Comunicar es, para los candidatos políticos, como correr para las cebras: vital.

Como si se tratara de una moderna versión de Juan Nadie, aquella película de Frank Capra en la que un mendigo se convertía en héroe, el mundo entero ha atendido con navideño regocijo a la historia  de Ted Williams, “el vagabundo de la voz de oro”. Para el gran público el relato empieza con un mendigo junto al semáforo de una ciudad de Ohio en el que pide limosna cada día. Aquel hombre andrajoso, al que casi nadie hace caso, tiene un don, una cálida voz profunda y timbrada con la que imita a los locutores de radio a cambio de unos dólares.

De mendigo a estrella. Exactamente igual que el personaje de Gary Cooper en aquella película llena de emociones que Capra sabía manejar con maestría.

Así malvive desde que hace casi 20 años su vida se precipitó hasta el infierno del alcohol y las drogas, perdiendo su trabajo en una emisora de radio y todo lo que tenía,  incluido el contacto con sus nueve hijos y su anciana madre.  Hasta que un día de tantos un periodista lo graba con su cámara y cuelga el video en la página web de su periódico, en el que el mendigo muestra su talento. El video se convierte en uno de los más vistos de internet en poco tiempo y Williams adquiere enorme notoriedad, recibe ofertas de trabajo y sale de la calle.  De mendigo a estrella en unos días.  Exactamente igual que el personaje de Gary Cooper en aquella película llena de emociones que el genial Capra sabía manejar con maestría.
Recuperamos los análisis sobre tecnología con este post. Como es época de reencuentros y de recuerdos, ésta será una de la frases más oídas estas Navidades. ¿Por qué nos extrañamos siempre los que volvemos a casa por Navidad de lo grandes que están los niños?. La respuesta es evidente. No es lo mismo verlos crecer día a día que trimestre a trimestre. Algo similar ocurre con la tecnología. ¿Se imaginan que despertemos a un amigo que se encuentra en coma desde hace 30 años? ¿Qué le podríamos contar de los avances tecnológicos? En informática Hace 30 años (1980) existía una tremenda rivalidad en los sistemas operativos entre IBM/Microsoft (con el MS DOS) y Digital Research (primero con el CP/M y luego con el DR DOS). Los sistemas operativos son los programas que necesitan los ordenadores para saber qué pueden hacer. Antes, estos sistemas operativos venían en disquetes o en casetes magnéticos que, necesariamente, había que “ejecutar” para que el ordenador fuera “consciente” de la memoria que tenía, del disco duro, del tipo de monitor, del teclado, de la pantalla, de la impresora y demás periféricos. Por supuesto, no había ratón, que empezó a ser útil con la aparición de entornos gráficos que no llegaron hasta un lustro más tarde (en 1985 aparece Windows 2.0).
Informe Semanal emitía en su edición del 26 de junio un reportaje sobre la reunión de la Asociación de Comunicación Política (ACOP) en Bilbao, a la que asistió Woll Consultores unos días antes. El argumento central del reportaje era que el éxito en política viene marcado por la capacidad del líder para elaborar y transmitir su mensaje. Hacer que el mensaje sea claro y comprensible para sus votantes potenciales. Y una cosa más, quizá la más difícil: que sea creíble. Ahí está la clave del éxito de los Clinton, Blair, Obama, Mandela y el resto de políticos, de los que se alaba su “carisma”,  que en muchos casos es, nada más y nada menos, que su capacidad para hacerse oír (ver), entender y creer. [caption id="attachment_2053" align="aligncenter" width="350" caption="Bienvenida en el Ayuntamiento de Bilbao a los participantes de ACOP 2010"][/caption] La última reunión de ACOP ha supuesto una privilegiada atalaya desde la que observar de manos de los principales expertos mundiales en la materia, cuáles son las tendencias que están funcionando y qué caminos son los más efectivos en comunicación política. Lo hacemos justo después de las elecciones en el Reino Unido y Colombia, y poco antes de las autonómicas de Cataluña, este otoño, y las del año que viene en Canarias y el resto de comunidades autónomas, para las que los candidatos ya deberían tener una estrategia clara.

Stanley Greenberg recordaba la capacidad de uno de los políticos con los que trabajó, Bill Clinton, para tomar decisiones al margen de lo que dijesen las encuestas.

En pleno auge de las redes sociales es muy llamativo que los políticos canarios con proyección en el Archipiélago tengan, en general, tan poco aprovechada esta potentísima herramienta de comunicación.  En España hay dos que concentran el mayor números  de usarios, Tuenti y Facebook. Les propongo un barrido por esta última que, aunque con menos usuarios que Tuenti,  parece que tiene ventaja en una franja de edad superior. Comprobaremos de un vistazo que el sistema se utiliza poco o no se le saca todo el partido posible.

El fenómeno de las redes sociales ha crecido tanto que las empresas empiezan a ver la utilidad de un nuevo perfil profesional, el community manager.

Hace ya tiempo que este tipo de redes dejó de verse como un divertimento más que nos propone el mundo virtual. Algo pasajero que pronto dejará deestar de moda. Es verdad que  Facebook o Twitter no existían hace seis años, pero no es menos cierto que hoy en día más de 400 millones de personas son participantes activos de Facebook, seis de ellos en España.
Una habitación de hotel en Nueva York. Suena el despertador y quien esto escribe escucha las noticias de un canal cualquiera de televisión. Al salir de la ducha apenas se han podido oír titulares antes de la publicidad. Cambio de canal. Un reportaje de dos minutos, el previo de dos o tres noticias más y la previsión del tiempo, justo antes de volver a publicidad. Me he lavado los dientes y todavía no he visto al presentador. Aún me sigo sorprendiendo de que en este país la publicidad dure casi lo mismo que la programación. Luego, café en mano,  entiendo perfectamente la tendencia cada vez más generalizada en los países anglosajones de ver la televisión “sin televisión”, es decir, a través de la Red. No sólo consiguen de esa manera ver los programa donde quieran, sino que evitan tener que tragarse la sarta de anuncios que acompaña a su programa favorito. Una tendencia que, a menor velocidad, se irá imponiendo también en nuestro país.

El público joven no está dispuesto a esperar a que termine la publicidad para ver su programa favorito y ni siquiera esperará mucho a que se descargue a través del ordenador.

Aparejado a la tecnología hay un cambio de actitud en el consumidor de contenidos televisivos. El espectador es cada vez menos, permítannos el juego de palabras, “expectante”. La tendencia es interactuar cada vez más con la programación.  Decidir qué ver y cuándo verlo, en una actitud activa y participativa que sustituye a la simplemente contemplativa. El público joven, que poco a poco irá determinando el modelo de consumo frente a los “conservadores” que aún son fieles a la televisión pura y dura, no está dispuesto a esperar a que termine la publicidad para ver su programa favorito y ni siquiera esperará mucho para que se descargue a través del ordenador.

Send this to a friend