Internet Tag

Nos contaba Alicia Feliciano, consultora tecnológica y autora del libro "Socorro quiero ser digital", que hay unas islas polinesias que viven de su dominio...en internet. El país insular se llama Tuvalu y en su día tuvo la suerte de que le asignaron el dominio .tv,  unas siglas por las que muchas empresas audiovisuales estaban dispuestas a pagar una fortuna. Así lo hacen, de hecho, y Tuvalu se sostiene gracias a los royalties que les dan esas dos letritas. [vsw id="a7S8fy95keA&feature=youtu.be" source="youtube" width="425" height="344" autoplay="no"]

 A finales de este mes se ponen en circulación los nuevos dominios que autorizó el año pasado y de los que usted puede disponer si dispone de la módica cantidad de 180.000 euros para empezar a hablar...

Es una cuestión de credibilidad. No existe mejor promoción que  el boca a boca. La recomendación de toda la vida que nos hacen otros usuarios que saben lo que estamos buscando, porque es probable que ellos en su momento buscasen exactamente lo mismo. Nos fiamos de lo que nos dicen usuarios como nosotros que, en principio,  no tienen otro interés que el de compartir su experiencia o , en el peor de los casos, advertirnos sobre ella. Y la Red una vez más, ha sabido globalizar esa cuestión de confianza  a través de personas que ni siquiera se conocen entre si.

Algunos estudios cifran en un 79 % el porcentaje de los clientes potenciales que se ven realmente influenciados por los comentarios online para realizar su compra

Seguramente los sistemas de reputación basados en opiniones de usuarios tengan una mayor importancia  aún en la industria de la hostelería habida cuenta de la cantidad creciente de usuarios que elige su destino y alojamiento a traves de Internet y basándose en las opiniones que encuentra en ella.   Algunos estudios cifran en un 79 % el porcentaje de los clientes potenciales que se ven realmente influenciados por los comentarios online para realizar su compra.

woll Consultores

Las crisis de reputación son fenómenos vivos, que nacen, se desarrollan, pero en realidad, nunca mueren. Al menos no del todo. Después de superar la fase más aguda lo normal es que bajen en intensidad y se diluyan más o menos rápido, dependiendo de la pericia con la que se hayan resuelto. Pero cualquier responsable de comunicación le dirá que tarde o temprano la crisis se reproduce, como si se tratara de la réplica de un terremoto. Basta que surja una nueva información, o un caso parecido que dé lugar a paralelismos para que se vuelva a hablar mal de la marca en cuestión.

Las crisis de reputación son fenómenos vivos, que nacen, se desarrollan, pero en realidad, nunca mueren. Al menos no del todo.

Hubo un tiempo en que el director de comunicación de una empresa podía saber después de leer los periódicos en el desayuno si iba a tener un día tranquilo. Puede que hubiese tiempos en los que tener una relación fluida con los jefes de un rotativo ayudara a contener una noticia negativa, y puede que hubiese días en que la cuenta de publicidad en un medio de comunicación salvara a una marca  de una crítica generalizada. Quizá para muchos fueron tiempos mejores.

El mensaje dejó de fluir en un solo sentido y el receptor, normalmente pasivo, decidió pasar a la acción, para enviar sus propios mensajes e influir

[caption id="attachment_4816" align="aligncenter" width="295"] Porcentaje de uso de Twitter en el mundo. Somos los octavos.[/caption]
La verdad es que la noticia tiene un titular goloso, de esos que encierran armonía en la contradicción, capaces de hacer levantar una ceja en solo dos párrafos: "España firma con Telefónica y prohíbe usar las redes sociales". Y ya está.  Del acercamiento de la selección de fútbol a través de las redes y el 2.0 ya se encargará algún gestor que contratemos, no sea que se nos vaya de las manos.  No sabemos si será un error estratégico, pero sí estamos seguros de que hay un error de concepto en torno al uso de las redes sociales que se puede extender no solo a otras selecciones sin también a muchas empresas que deciden introducirse en el 2.0.

El mayor temor de quienes tratan de lograr una mayor rentabilidad a través de la Red es el de pérdida de control. Pero estar en la red no es solo una estrategia de posicionamiento, es una filosofía de empresa

El mayor temor de quienes tratan de lograr una mayor rentabilidad a través de la Red es el de pérdida de control. "No sabemos lo que los jugadores dirán por lo tanto no les dejemos hablar". Pero ocurre que estar en la red, en nuestra opinión, no es solo una estrategia de posicionamiento, es una filosofía de empresa que lleva aparejada precisamente esa falta absoluta de control . De hecho lo necesita para ser creíble. [vsw id="r96o4lUyvrA" source="youtube" width="425" height="344" autoplay="no"]
Porque definitivamente se han diluido las fronteras entre la Red y los medios tradicionales. Porque el universo on line y el off line se entrecruzan continuamente en una sucesión de impactos noticiables. Porque los trending topic son noticia en los informativos de televisión y los informativos se comparten a través de las redes, 24 horas al día en cualquier smartphone que se precie. Por todo ello creemos que este 2011 es el año in line. De la conexión permanente en cualquier parte a cualquier hora de una masa de usuarios que no se conforma con observar y quiere opinar e influir con su opinión. Y puede hacerlo.

Puestos a destacar los hitos comunicativos de este año creemos que el principal es precisamente la conciencia de las organizaciones frente a la importancia de una crisis de reputación on line.

Tiempos tasados, temas cerrados de antemano, elección de planos,  y prohibición de que exista público en la sala... Pocas cosas dejan los equipos de campaña a la espontaneidad de un verdadero debate electoral pero deberemos conformarnos con lo que hay un año más y agradecer que al menos se empieza a asumir la idea de que no puede haber elecciones sin debate público y televisado. Al menos uno.

Un debate electoral televisado debe transmitir sensaciones muy parecidas a las del actor que sale a escena, o el boxeador en medio del ring

El 7 de noviembre se ven las caras Rubalcaba y Rajoy y la simple experiencia de este último en los dos debates anteriores debería concederle una mínima ventaja inicial. Por mucho que ambos se hayan prodigado en medios de comunicación en sus años de gobierno y aunque hayan tenido sus combates dialécticos en el Congreso, un debate electoral televisado debe transmitir sensaciones muy parecidas a las del actor que sale a escena, o el boxeador en medio del ring. Presión y ¿por qué no?  Miedo. [caption id="" align="aligncenter" width="430" caption="Y en la otra esquina, con calzón rojo..."][/caption]
Los furanos. No son el nombre de una raza del Señor de los Anillos, ni el título de una serie sobre una saga mafiosa,  sino los causantes de una alerta de comunicación  en una de las mayores compañías de alimentación del mundo. La noticia salió en abril y advertía de las conclusiones de un trabajo de investigación respecto a una sustancia canerígena que se producía durante el tratamiento térmico de algunos preparados alimenticios. Efectivamente, los furanos. Las conclusiones atacaban directamente a una marca de café de gran éxito en los últimos años, puesto que concluían que el café elaborado en cápsulas contenían más furanos que el preparado por otros sitemas.  Una amenaza a la reputación de la marca que, sin embargo, se diluyó con el tiempo, salvo en Internet, donde las crisis permenecen indefinidamente, latentes.

En la Red la información permanece indeleble, moviéndose constantemente mediante enlaces, correos, o plataformas sociales que pueden reactivar la crisis cada cierto tiempo

Podría ser una de las nuevas leyes de la comunicación con el avance de las nuevas tecnologías. Cuidado con el mensaje que envías porque te pueden responder, o a una acción corresponde una reacción. A muchas empresas aún les está costando acostumbrarse a que los ciudadanos estén dejando de ser meros receptores pasivos de información publicitaria. El mensaje de ahora tiene billete de ida y vuelta,  los ciudadanos reciben, valoran y emiten su veredicto con acuse de recibo.

Vemos el efecto boomerang de la última campaña de Bankia. El ciudadano activo responde "no" a la invitación  y  da un golpe considerable a la imagen de la entidad

Se llama Icann, se rige por las leyes de California y es el organismo que decide como se regulan los dominios por Internet. El caso es que bien para buscar mayor pluralidad en la red o bien por mayor afán recaudatorio, que todo puede ser, la Icann ha decidido ampliar el registro de dominios a nombres enteros, es decir a "dominios corporativos". La medida promete revolucionar un mercado en el que ahora se restringían los dominios y en el que imperaban el (.com) el (.org), (.net), (.edu)...o los propios de cada país como el nuestro del (.es) o de otras zonas geográficas.

¿Quién pedirá por ejemplo el ".Gran Canaria" o el ".Tenerife"? Es posible también pedir ".Timanfaya" o ".Garajonay" y así añada usted al puntito de marras el lugar que quiera.

Send this to a friend