Crisis on line Tag

Pocas veces una noticia que (por fortuna) no lo fue, habrá provocado tanta repercusión. Y pocas veces un protocolo de comunicación habrá provocado una crisis comunicativa, precisamente por su buen funcionamiento. ...

Si le decimos que vamos a hablar de la crisis de reputación de la empresa Iberian Partners es probable que ni siga leyendo este post. ¡Pero espere! Hablamos de la empresa que fabrica Coca-Cola. ¡Ah! Puede que entonces su interés aumente....

Es un tipo de crisis de comunicación tan frecuente que muchas empresas tienen protocolos adaptados a contrarrestar exclusivamente sus efectos. Los informes científicos o artículos de investigación provocan cada cierto tiempo un revuelo mediático desde las revistas especializadas en las que se publican....

Pues nos van a perdonar, pero vamos a hablar de la dichosa relaxing cup que no habrá servido para ganar unas Olimpiadas ni para vender más café con leche in Plaza Mayor, pero sí para convertir la famosa frase en uno de los mayores virales...

Los periodistas llaman "serpientes de verano" a las noticias que cobran cierto protagonismo durante una época en la que habitualmente hay poca información, pero que apenas ocuparían espacio durante el resto el año con las redacciones bien surtidas de noticias frescas....

Ya comentamos en su día que aunque es rara la crisis de comunicación que avisa, existen algunas que llaman la atención por su llegada absolutamente imprevisible. De entre todas las crisis difíciles de prever se lleva la palma la de la tetera de Hitler, sin...

Una de las características más irritantes de las crisis de comunicación es que casi siempre surgen de forma súbita. De sopetón. Así que hablar de crisis sorpresa viene a ser una redundancia.  Ocurre sin embargo que a veces las crisis ni siquiera derivan de la acción u omisión de una empresa. Simplemente nos alcanza una ola que no ayudamos a generar. [caption id="" align="aligncenter" width="503"] Un lema desafortunado.[/caption] Estos días hemos visto varios ejemplos asociados a dos tragedias que se han producido en distintas partes del mundo y que provocan efectos colaterales en las marcas afectadas. Vaya por delante que no pretendemos frivolizar con asuntos en los que nada es comparable a los daños a personas. Constatamos, no obstante, que las consecuencias se extienden en distintos ámbitos a modo de ondas en un estanque.

¿Sabían que Nike tenía a la venta unas camisetas con el lema Boston Massacre? También hay que tener puntería para manejar ese slogan

"La política no vive hoy sus mejores horas en la percepción de los ciudadanos..." Es la única referencia a una crisis de reputación que hizo el rey en su discurso de Navidad. Y eso que este año no ha sido bueno precisamente para la imagen de la Casa Real. Con una imagen muy desgastada por el caso Urdangarín el rey tuvo que enfrentarse a un aluvión de críticas a cuenta de su cacería de elefantes en Bostwana. Una crisis de reputación que alcanzó una enorme repercusión a través de las redes y que obligó al monarca a pedir disculpas para frenar la brecha abierta en su popularidad. Crisis in line en el que es uno de los hitos comunicativos de este 2012 que termina. Muy consciente de la importancia de la reputación de su "marca", la Casa Real considera extinguido aquel incendio, aunque reconoce que el juicio contra el yerno del rey provoca tensiones en su imagen que están aún lejos de solventarse.

Cabe destacar la repercusión de  los movimientos antidesahucio que han logrado elevar la presión ciudadana hasta el punto de obligar a intervenir al gobierno en favor de sus demandas

Las crisis de reputación son fenómenos vivos, que nacen, se desarrollan, pero en realidad, nunca mueren. Al menos no del todo. Después de superar la fase más aguda lo normal es que bajen en intensidad y se diluyan más o menos rápido, dependiendo de la pericia con la que se hayan resuelto. Pero cualquier responsable de comunicación le dirá que tarde o temprano la crisis se reproduce, como si se tratara de la réplica de un terremoto. Basta que surja una nueva información, o un caso parecido que dé lugar a paralelismos para que se vuelva a hablar mal de la marca en cuestión.

Las crisis de reputación son fenómenos vivos, que nacen, se desarrollan, pero en realidad, nunca mueren. Al menos no del todo.

Hubo un tiempo en que el director de comunicación de una empresa podía saber después de leer los periódicos en el desayuno si iba a tener un día tranquilo. Puede que hubiese tiempos en los que tener una relación fluida con los jefes de un rotativo ayudara a contener una noticia negativa, y puede que hubiese días en que la cuenta de publicidad en un medio de comunicación salvara a una marca  de una crítica generalizada. Quizá para muchos fueron tiempos mejores.

El mensaje dejó de fluir en un solo sentido y el receptor, normalmente pasivo, decidió pasar a la acción, para enviar sus propios mensajes e influir

[caption id="attachment_4816" align="aligncenter" width="295"] Porcentaje de uso de Twitter en el mundo. Somos los octavos.[/caption]

Send this to a friend