El lenguaje en la comunicación

El lenguaje en la comunicación

Una de las preocupaciones que tenemos en Woll para lograr las metas fijadas en el ámbito de una buena comunicación, es el uso adecuado que debe hacerse siempre del lenguaje, verbal y no verbal.

Cualquier manual al uso define la palabra comunicación como “poner en común”, entendiéndose como compartir con los demás. Es decir, que cuando nos comunicamos compartimos diferentes clases de información, siendo capaces de transmitir ideas o emociones que encaminan  a nuestro interlocutor para que sepa qué queremos decirle y cómo se lo decimos. Si la comunicación ayuda a aumentar la comprensión sobre algo, a transmitir bien las ideas, razón de más para esforzarse en materializar esa buena comunicación.

Las palabras y los gestos nos abrazan porque son nuestros aliados en la comunicación

Las palabras y los gestos son nuestros aliados en la comunicación

Es moneda corriente hoy encontrarnos con  comunicadores que entienden el “todo vale” como norma de aplicación general. Pues nada más lejos de la verdad, porque es la realidad del día a día la que exige un conocimiento del lenguaje que  ayude a alcanzar esas metas. Hace falta saber cuáles son los códigos que sirven para que quien nos presta atención sepa de qué le estamos hablando, unos códigos que estén en sintonía entre emisor y receptor, para que así el mensaje sea captado en su totalidad y en su intensidad.

Ocurre a menudo que falla la emisión de ese código, con lo que el mensaje se convierte en algo incomprensible. Muchas veces es porque no se conoce bien el público al que se dirige el mensaje, no se ha analizado bien su posible reacción a lo que se le va a contar, y otras, porque no se utilizan adecuadamente los canales de emisión.

Parece obvio que se necesitaría adquirir una serie de habilidades comunicativas que faciliten el conocimiento del medio que se está empleando para transmitir un mensaje, que ayuden a enviar estímulos que permitan al receptor correlacionar lo que está recibiendo con lo que ya conoce. Porque la comunicación es un proceso físico en el que hay una acción y una reacción.

“Un buen líder dedica más tiempo a la comunicación que a cualquier otra actividad” (Jan Carlzon, ex presidente de SAS)

La idea de que una buena comunicación es una herramienta sumamente útil para hacer llegar a los demás el mensaje que queremos que se queden, es algo que debería preocupar a profesionales y ejecutivos que desarrollen su actividad en sectores públicos o privados,  a portavoces de instituciones, a políticos o a cualquiera que tenga responsabilidades más allá de su ámbito estrictamente personal. No viene mal recordar una cita del que fuera presidente de la compañía Aerolíneas Escandinavas, Jan Carlzon, defensor de la importancia que la comunicación tiene en nuestra sociedad: “Un buen líder dedica más tiempo a la comunicación que a cualquier otra actividad”.



Send this to a friend